A cerca de ARCH

ARCH fue fundada en 2009 por un pequeño grupo de amantes de los equinos, de los cuales todos ellos tenían experiencia trabajando con animales rescatados. En lugar de seguir los pasos de tantas organizaciones caritativas, que se encargan de demasiados animales rescatados, reduciendo su capacidad para proporcionar en cada caso el máximo apoyo, con nuestros recursos limitados elegimos llevar menos casos para garantizar que cada animal reciba la atención que requiere.

Inicialmente tratamos de limitar el número de rescates, asegurando así poder ofrecer la mejor atención y rehabilitación posible. Cuando abrimos, recogimos caballos y burros en su mayoría abandonados, que aparecían atados a nuestra puerta. Sin embargo, con la llegada de la crisis financiera, las cosas cambiaron, miles de hermosos caballos jóvenes y en forma fueron enviados al matadero, ya que sus dueños y criadores no podían alimentar a las yeguas o vender los potros. Varios camiones hacian cola en la puerta del matadero.

Pronto nuestra política de limitar casos llego a su fin, ya que tratabamos desesperadamente de rescatar tantos equinos como podíamos, cada uno de ellos víctima de la crisis económica. Durante los primeros años de nuestra existencia, a menudo tuvimos que pedir ayuda a todos nuestros contribuidores y patrocinadores a medida que aumentaban nuestros números de rescate.
A todos los que nos han apoyado a lo largo de los años, les estamos eternamente agradecidos.

Anticipamos una situación similar a la crisis financiera anterior una vez que los efectos del corona virus surtan efecto, por lo que nuestra misión sigue siendo tan importante como siempre.

Con la mejora de la legislación sobre crueldad animal, podemos procesar a los propietarios abusivos. Casi todos nuestros equinos rescatados ahora provienen de Seprona (Servicio de protección de la Naturaleza que es llevada por la Guardia Civil de España), que han sido confiscados a sus dueños o encontrados abandonados.

Trabajamos en estrecha colaboración con nuestro abogado de derechos de los animales, Aritz Toribio, Seprona, y los veterinarios equinos locales para rescatar animales en peligro y llevar a sus dueños a los tribunales. Es una lucha cuesta arriba para garantizar que los jueces y los fiscales estén aplicando las nuevas leyes según lo previsto, pero con el tiempo se transmitirá el mensaje de que los animales tienen derechos y deben ser defendidos.

El proceso legal es lento, costoso y continuo: todas las donaciones se reciben con gran agradecimiento para ayudarnos a luchar por la justicia.

El equipo de voluntarios de ARCH ha crecido a lo largo de los años y estamos profundamente agradecidos con todos y cada uno de ellos. ¡No podríamos hacerlo sin su apoyo!

CENTRO ANDALUSÍ DE RESCATE DE CABALLOS